¿Mudarme o no mudarme?, ese es el dilema…

Dicen que uno por su bienestar hasta su casa dejaría; pues ahora me encuentro en la decisión de dejar la mía. No me asusta mi nivel de preparación porque mejor de lo que he logrado, pedir más, resultaría un pecado.

Hace un buen tiempo me estaba planteando lo divertido que sería irme a vivir a otra ciudad, una más grande y desarrollada, alejarme del seno familiar y enfrentar la vida sola; resulta un poco intimidante la idea.

Echarme prácticamente de enemiga a mi madre que me adora y cree que debe de ser mamá pollito durante toda su vida.

Ella cree que hablo muy a la ligera y que el cambio no me asusta;  claro que me asusta pero ¿qué le voy a hacer?, no le encuentro otra solución que irme y expandir mis alas, a ver si todo resulta bien con Dios mediante.

Sé que fuera de la seguridad de mi pueblo el mundo es muy grande y no es fácil salir de la comodidad de su casa a pasar trabajo y entregarse a lo desconocido, pero tampoco me quiero quedar con el ”¿Que hubiese sido si…?”

Continuara…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: